Centinelas

Escondidas en la roca, al borde de los acantilados del cabo donde Cap Rocat fue construido. 
 
Estas tres insólitas habitaciones, excavadas en la roca como puntos de vigilancia en enclaves secretos, han sido lujosamente transformadas de  zonas de guardia que controlaban la entrada a la bahía de Palma a elegantes habitaciones que unen la singularidad de las paredes de roca viva junto con refinadas alfombras, suaves tejidos mediterráneos y grandes espejos que reflejan la luz dorada del exterior.
 
Sienta el azul del Mediterráneo al despertarse o mientras descansa en la absoluta privacidad de su propia mini piscina desbordante.
 
Bienvenidos a la experiencia de ser uno de los centinelas de la fortaleza, en constante custodia del magnético mar Mediterráneo.